Cargando...

El Instituto Teológico San Ildefonso / Historia
Actualizado el día 06-09-2012

RESEÑA HISTÓRICA

Antecedentes

La Archidiócesis de Toledo, ya desde antiguo, se ha preocupado de la formación de sus sacerdotes. Para este fin en la Hispania visigoda se instituyó la llamada escuela episcopal, que encontramos documentada en los cánones del Concilio II de Toledo, celebrado el año 527. Junto a esta institución educativa, también existían diversas escuelas monacales, entre las que destaca la del Monasterio Agaliense de Toledo, donde se formó, entre otros, san Ildefonso. Los Concilios Toledanos IV, VII y IX se ocuparon de desarrollar esta normativa acerca de la educación de los futuros clérigos.
Durante la ocupación musulmana de la Península Ibérica, siguieron su funcionamiento estas escuelas, aunque con dificultades, y, de este modo, se consiguió conservar la herencia cultural cuyo máximo exponente es la Liturgia Hispano-Mozárabe.
En la Edad Moderna, la Iglesia española, y especialmente la de la Archidiócesis de Toledo, se vio urgida a una reforma en la formación y costumbre de los clérigos. En Toledo surgieron una serie de Colegios donde se ofrecía una instrucción sólida a los futuros clérigos. El más importante fue el Colegio de Santa Catalina, fundado en 1485 por el canónigo de la Catedral Francisco Álvarez Zapata, que en 1520 fue erigido en Universidad por el papa León X. En sus trescientos veinticinco años de duración salieron de sus aulas hombres eminentes, entre otros, Melchor Cano, el agustino Vázquez, el franciscano Medina, el Beato Juan de la Concepción, Francisco de Quevedo, el Cardenal Aragón, Bernardino de Zapata, Antonio Covarrubias y Juan de Los Tueros, Arzobispo de Burgos. Junto con este Colegio, la archidiócesis contaba con otros centros de formación como el Colegio de San Bernardino (fundado por Bernardino Zapata de Herrera en 1581), el Colegio de Infantes (fundado por el Cardenal Silíceo a mediados del siglo XVI) y el Colegio de San Eugenio (fundado por el Cardenal Quiroga en 1583). En 1742 se creó la Academia de Santo Tomás en el convento de San Pedro Mártir.

Seminario Conciliar San Ildefonso

El año 1807 un real decreto del rey Carlos IV tomaba la resolución de suprimir, entre otras, la Universidad de Toledo, pero este no se hizo efectivo hasta el triunfo liberal del año 1820 que causó la suspensión de la actividad académica durante los años 1821-23. Luego volvió a abrirse la Universidad pero por poco tiempo, pues, el 25 de septiembre del 1845 se aplica la reforma de Moyano por la que quedan suprimidas definitivamente las universidades de Toledo y Alcalá y se centraliza la enseñanza superior en la Universidad Central de Madrid.
Esta situación llevó al Cabildo Primado (la diócesis estaba en situación de Sede Vacante) y a la reina Isabel II a impulsar la erección del Seminario Conciliar de Toledo para la formación del clero. En 1847 la reina Isabel II firmaba la real Orden de erección del Seminario Conciliar de San Ildefonso que se albergó en el convento de los Padres Carmelitas. El año 1851 el Estado Español en virtud del Concordato con la Santa Sede elevó el Seminario Conciliar a categoría de Universidad en la que se podían obtener los grados de Bachiller, Licenciado y Doctor en Filosofía, Teología y Cánones.
Cuando el Cardenal Payá y Rico tomó posesión de la Archidiócesis de Toledo el año 1886, decidió continuar las obras del edificio que ya había comenzado a construirse en 1831, en tiempos del Cardenal Inguanzo, y que estaban inconclusas. Éstas quedaron finalizadas en el año 1889 y el inmueble actual se inauguró el 29 de septiembre del mismo año.
En 1931 el Papa Pío XI promulgó la Constitución Deus Scientiarum Dominus por la que se suprimían un cierto número de universidades en la Iglesia entre ellas la del Seminario. Por lo que el Seminario volvía a ser un centro de formación sacerdotal sin posibilidad de otorgar títulos académicos

Estudio Teológico San Ildefonso, afiliado a la Facultad de Teología del Norte de España (Sede Burgos)

En 1976, en el pontificado del Cardenal González Martín, se vinculó el Seminario como Estudio Teológico a la Facultad de Teología del Norte de España —sede de Burgos—, siendo aprobada la afiliación por decreto de la Sagrada Congregación para la Educación Católica el 10 de mayo de 1976.
Esta vinculación que duró hasta el año 2002, permitió a 513 alumnos conseguir el grado de Bachillerato en Teología

Instituto Superior de Estudios Teológicos San Ildefonso, agregado a la Facultad de Teología San Dámaso de Madrid

Después de veinticinco años de la afiliación del Seminario Conciliar de Toledo a la Facultad de Teología del Norte de España “Sede de Burgos”, se vio la conveniencia de buscar la agregación del Estudio Teológico con la joven Facultad de Teología San Dámaso de Madrid que había sido erigida por la Congregación de Educación Católica el 19 de septiembre de 1996. La cercanía de Madrid y la posibilidad de que nuestro Estudio Teológico, que contaba con un destacado cuerpo docente y un buen número de alumnos, pudiese convertirse en Instituto Teológico sin perder su condición de centro de formación sacerdotal animó al entonces Cardenal Francisco Álvarez Martínez a solicitar la citada agregación al Arzobispo de Madrid y Gran Canciller de la citada Facultad. Esto se produjo el 31 de agosto de 2002, cuando la Congregación de Educación Católica aprobó la agregación del Instituto Superior de Estudios Teológicos, a la Facultad de Teología “San Dámaso” de Madrid, con la posibilidad de ofrecer la licenciatura en Teología con la especialización en Historia de la Iglesia.
Durante el pontificado el citado Cardenal, en mayo de 2001, se inauguran las nuevas instalaciones de la Biblioteca, y se hace un proyecto de reforma del edificio del Seminario Mayor.
Por su parte, el Cardenal Cañizares Llovera, durante su pontificado (2002- 2009) ha consolidado el nuevo Instituto Superior de Estudios Teológicos con la creación de sus once cátedras actuales y formación definitiva de los órganos de gobierno. Además ha erigido el Instituto Superior de Ciencias Religiosas para la formación de religiosos y laicos, agregado a la Facultad de Teología San Dámaso de Madrid, aprobado por la Congregación para la Educación Católica el 11 de julio del 2005. También se ha preocupado de acometer las obras de reforma del edificio del Seminario Mayor “San Ildefonso”, que fueron inauguradas en mayo del 2006. Además consiguió para el Instituto un nuevo bienio de especialización, en este caso, en Teología Fundamental.
El Excmo. Dr. D. Braulio Rodríguez Plaza, desde su toma de posesión el 21 de junio del 2009, ha seguido afianzando los estudios del Instituto creando el 23 de Enero del 2010 junto con el Presidente del Instituto Internacional del Corazón de Jesús, el obispo de Cáceres D. Francisco Cerro Chaves, el Aula de Teología desde el Corazón de Cristo.
El año 2011 asistimos con alegría a la creación de la nueva Universidad eclesiástica San Dámaso de la que forma parte nuestra Facultad de Teología agregante.
El 25 de mayo del 2012 el Excmo. Dr. D. Braulio Rodríguez Plaza instituye también el Aula de estudios Hispano-Mozárabes con el fin de promover la riqueza litúrgica y teológica de nuestra diócesis.

Personalidades en nuestro Centro

Han estudiado o han impartido clases en nuestro Centro de Estudios el actual arzobispo de Granada y Oviedo y los obispos de, Tarrasa, Córdoba, San Sebastián, Coria-Cáceres y Segovia y los auxiliares de Toledo, Getafe y Tarrasa, en España; el obispo de Parral, en México, el obispo prelado de Moyabamba, en Perú, el obispo de Cienfuegos (Cuba), el obispo de Ebebiyin (Guinea Ecuatorial) el obispo auxiliar de Caracas (Venezuela) y los eméritos de Oviedo, Ciudad Real, Málaga y Orihuela-Alicante.

Además, varios de sus alumnos y profesores han sido declarados Beatos (todos ellos después de sufrir martirio en la persecución religiosa de los años treinta [los abajo citados murieron entre julio y octubre de 1936]): entre ellos, el Beato Pedro Ruiz de los Paños, toledano y Superior de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos junto con los Beatos José Sala Picó, rector del Seminario Menor y Guillermo Plaza Hernández (Beatificados en Octubre de 1995); y el Beato Justino Alarcón Vera (Secretario de estudios del Seminario Mayor y Profesor de Lógica, Metafísica, Cosmología, Psicología y Teodicea) junto con los Beatos Ricardo Pla Espí (Profesor de Derecho Canónico), Liberio González Nombela y Francisco López-Gasco y Fernández-Lago (que habían sido profesores de Latín en el Seminario Menor), Saturnino Ortega Montealegre (primer rector del Seminario Menor de Talavera) y los Beatos Miguel Beato Sánchez y Francisco Maqueda López (alumnos del Seminario, el primero terminó el año 1936 y el segundo era subdiácono cuando dio su vida por Cristo).