Grado/Bachillerato en Teología

Presentación

Este ciclo tiene como finalidad la adquisición de una sólida síntesis personal filosófica-teológica. Capacita para profundizar en la fe, comunicarla a los hombres de nuestro tiempo y desempeñar adecuadamente el ministerio presbiteral.

La programación de sus estudios se desarrolla a lo largo de seis años académicos. Al finalizar este primer ciclo se concede el título de Grado en Teología/ Bachiller en Teología, una vez superadas las pruebas correspondientes.

El trabajo académico se valora por Ects, equivaliendo 1 Ects a 10 horas lectivas, 10 horas de estudio y trabajos y 5 horas de tutoría y exámenes.

El Grado en Teología/ Bachiller en Teología consta de:

Total asignaturas: 315,5 Ects
Examen de Grado: 20 Ects
Ects Total: 335,5 Ects

Para ser alumno ordinario del Instituto Teológico se requiere haber concluido los estudios exigidos para el ingreso en la Universidad española.

Además, permiso del Ordinario, o en el caso de los candidatos al Sacerdocio, presentación del Rector de su Seminario o Casa de Formación.

Como alumno extraordinario puede matricularse aquella persona que, a juicio del Director, posea una preparación adecuada para seguir los estudios con aprovechamiento, aunque no tendrá derecho a títulos académicos. Serán alumnos extraordinarios sólo aquellos que son candidatos al sacerdocio, con los mismos requisitos de presentación que los alumnos ordinarios.

Como alumno oyente se podrán inscribir quienes, a juicio de la dirección del Instituto, puedan seguir las clases con aprovechamiento. No podrán superar el veinte por ciento de los alumnos.

La matrícula deberá formalizarse en las fechas señaladas en el calendario fijado por la Secretaría de Alumnos.

Los alumnos pueden matricularse como alumnos ordinarios, extraordinarios y oyentes.

Los alumnos no podrán realizar ningún examen con valor académico antes de haber formalizado la matrícula.

La formalización de la matrícula requiere que todos los alumnos presenten debidamente cumplimentados todos los impresos y demás documentos; en caso contrario, la Secretaría dejará en suspenso la matrícula, incluidas las consecuencias económicas que de ello se deriven.

Deben presentar:

  • Fotocopia del DNI, tarjeta de residencia o Pasaporte.
  • Solicitud de matrícula en el impreso facilitado por Secretaría.
  • Comprobante del pago.
  • Si pertenece a un Instituto Religioso o es seminarista, autorización para matricularse expedida por el Rector o Superior correspondiente.
  • Si no tiene carnet de alumno, una fotografía.

Para los nuevos:

  • Fotocopia del DNI o pasaporte.
  • Certificado de estudios realizados (acceso a la Universidad, título universitario…).
  • Dos fotografías: una pegada en el carnet.
  • Autorización del Ordinario o del Rector del Seminario o del Centro de Formación Sacerdotal.

Cuando un alumno solicite que el Instituto Teológico “San Ildefonso” le convalide estudios realizados en otro centro, deberá rellenar la solicitud de convalidación que podrán conseguir en Secretaría y que entregará junto con la matriculación.

En ese impreso se debe pedir la convalidación de aquellas asignaturas del plan de estudios del Instituto Teológico que –a juicio del alumno– coinciden con las que ya ha cursado en otros Centros. Deberá indicar en cada caso la asignatura que solicita convalidar en este Instituto y la que presenta de otro Centro, especificando los créditos correspondientes.

Se debe incluir en la solicitud un certificado completo de las asignaturas que ha cursado. El certificado debe ser oficial –o fotocopia compulsada– y en él se deben reflejar los créditos de las mismas.

Así mismo, deberá adjuntar en la documentación el programa – debidamente autentificado– de la asignatura realizada.

  1. Cuando el Centro de Estudios de origen sea eclesiástico y no sea español, se deberá entregar también un certificado de la Conferencia Episcopal –o equivalente– de tal país acreditando el rango académico de dicho Centro.
  2. La matrícula en este Instituto habrá de realizarse en el plazo indicado para todos los alumnos con independencia de la resolución de las convalidaciones. El alumno no habrá de matricularse en las asignaturas de las que ha solicitado convalidación. En caso de que alguna de ellas no fuese convalidada por la Comisión de Convalidaciones, el alumno podrá ampliar la matrícula posteriormente en un plazo no superior a una semana a partir de la publicación de la resolución de las convalidaciones.
  3.  La Comisión de Convalidaciones se regirá por las siguientes normas:
    • Sólo serán admitidas las solicitudes debidamente cumplimentadas y que aporten la documentación requerida.
    • Sólo serán susceptibles de ser convalidados los estudios de rango universitario.
    • Cuando una asignatura está integrada por varias unidades temáticas claramente diferenciadas, éstas podrán ser convalidadas por separado. En cambio, no podrá convalidarse nunca sólo una parte de una unidad temática.
    • El número de créditos exigido para la convalidación de una asignatura ha de ser al menos ¾ de la carga lectiva que su correspondiente posee en el Instituto.

 

A todos los alumnos les asiste el derecho de participar en el Claustro de Profesores y en la Junta, a través de sus delegados, presentar sugerencias y formular quejas ante las autoridades del Instituto, a recibir una adecuada enseñanza a tenor de la programación del Instituto y al uso de la Biblioteca; así como están obligados a observar una conducta que facilite la actividad docente, a asistir a las clases y a los actos académicos generales del Instituto.

En el primer trimestre del curso, el Sr. Director convocará elecciones. Los alumnos elegirán, de entre los alumnos ordinarios, sus propios delegados:

  • Uno por curso, elegido por todos los alumnos del curso correspondiente.
  • Dos por el ciclo institucional, elegidos unos entre los delegados de los tres primeros cursos y por ellos mismos, otro entre los delegados de los tres últimos cursos y por ellos mismos; y uno por los delegados del ciclo de Licenciatura y por ellos mismos, que formarán parte del Claustro Académico.
  • Un delegado elegido de entre los delegados de claustro y por ellos mismos para la Junta del Instituto.

La asistencia a clase es obligatoria. Exceder en una materia el límite máximo tolerado de ausencias (un tercio de clases o sesiones de Seminarios) impide la admisión a las correspondientes pruebas de evaluación.

En casos excepcionales, la Comisión de Dirección podrá eximir en todo o en parte, de la escolaridad de alguna asignatura. La exención total o parcial debe solicitarse, junto con la matrícula, en Secretaría y lleva consigo el cumplimiento de las exigencias correspondientes.

La asistencia a los actos académicos que apruebe la Junta de Gobierno se considera también obligatoria.

Todos los alumnos se comprometen a dedicar un tiempo suficiente al estudio personal, que incluye consultas de bibliografía, lecturas dirigidas, redacción de síntesis y, eventualmente, sesiones de trabajo fuera del horario académico habitual.

Todo alumno dispondrá de dos convocatorias ordinarias de examen para cada asignatura del sexenio en Teología y del Bienio de Licenciatura.

  • La no presentación a un examen conlleva agotar dicha convocatoria.
  • Todo alumno podrá anular la convocatoria, por causa grave a juicio del Rector o Superior del Seminario o casa de formación donde resida solicitándolo oficialmente a la secretaría de la Instituto. En caso de no residir en ningún cen tro de este tipo, con el visto bueno del Director del Instituto. Cada anulación afectará únicamente a una convocatoria.
  • Los plazos para la anulación de convocatoria serán anunciados oficialmente en el tablón de anuncios de la Secretaría.
  • La anulación de convocatoria no conlleva la devolución de las tasas.
  • Los alumnos que no figuren en los listados oficiales, o los que sean oyentes, o los que no hayan cursado la escolaridad mínima, no podrán ser admitidos a examen.
  • En el bienio de licenciatura no podrán anularse convocatorias, salvo dispensa del Presidente.

Agotadas las dos convocatorias, el alumno podrá presentarse a una tercera convocatoria extraordinaria durante el curso académico siguiente, abonando las tasas correspondientes.

  • En caso de que el alumno no apruebe ninguna de las tres convocatorias el alumno podrá solicitar oficialmente al Director del Instituto una cuarta y, en su caso, una quinta convocatoria, para las que se habrán de abonar en cada caso las tasas correspondientes. El Alumno podrá pedir al Director, en este caso, que lo examine un tribunal. En ese caso, la Comisión de Dirección determinará los miembros que componen el mencionado tribunal.
    Los exámenes se realizarán en las fechas anunciadas públicamente por la Secretaría del Instituto, al menos un mes antes, y dentro de los plazos aprobados previamente por la Comisión de Dirección.

    En caso de que, por causas justificadas, un alumno no pueda realizar, por causa grave, el examen en la fecha anunciada, solicitará por escrito a la Secretaría el cambio de fecha con, al menos, veinte días naturales de antelación antes del comienzo del primer día de examen. Si se aceptara dicha petición, la nueva fecha será fijada por la secretaría antes del comienzo de los exámenes.
  • Los profesores por propia iniciativa, salvo expresa aprobación del Director, no podrán convocar un examen fuera del plazo oficial, exceptuando los exámenes parciales que pueda poner.

Los profesores están obligados a asistir personalmente al examen. Aquellos que, por causa grave y con el visto bueno del Director, no puedan asistir a la realización de su examen lo comunicarán oficialmente a la Secretaría con, al menos, quince días de antelación, junto con el nombre del profesor sustituto.

Los exámenes del sexenio teológico en la primera convocatoria serán orales o escritos, y en las restantes convocatorias, escritos, a menos que el alumno que, por razones objetivas, solicite al Sr. Director del Instituto la celebración oral de un examen escrito. La Comisión de dirección establecerá las asignaturas que tienen exámenes orales y las que lo tienen escrito.

Para los exámenes orales se formara un tribunal de dos profesores que pertenecerán, si es posible, al mismo departamento de la asignatura examinada. Lo presidirá el profesor de la asignatura. El alumno tendrá un máximo de quince minutos para desarrollar el tema que le ha tocado exponer y contestar a las preguntas de los profesores. La calificación global se hará entre los dos miembros del tribunal: el profesor titular pondrá una nota con un valor del 60%, teniendo «en cuenta los exámenes parciales, el aprovechamiento global del curso y todos aquellos elementos que permitan una evaluación continuada»; y el profesor acompañante juzgará la exposición oral en forma y contenido.
Para los exámenes escritos los alumnos dispondrán de un tiempo máximo de dos horas.

Los alumnos se examinarán en los exámenes finales de todo el contenido de la asignatura.

Las calificaciones de los exámenes se expresarán en actas oficiales, entre 0 y 10 (admitiéndose también las fracciones de medio punto): de 0 a 4’5, suspenso; de 5 a 6’5, aprobado; de 7 a 8’5, notable, de 9 a 10, sobresaliente. En caso de examen brillante el 10 puede ser Matrícula de Honor.
Los profesores deberán entregar las notas en la secretaría dentro de las fechas que Secretaría comunique. Una vez entregada el acta, cualquier modificación deberá contar con la firma del Secretario General.

Los alumnos dispondrán de siete días naturales, después de la celebración del examen, para presentar recurso en caso de que hayan advertido alguna irregularidad en el mismo. Será el Director, en primera instancia, quien resuelva dicho recurso en el plazo de diez días naturales.
Los alumnos podrán solicitar en secretaría la revisión de la nota de su examen por el profesor durante los tres días laborables posteriores a la fecha límite de entrega de notas a la Secretaría.

  • Los profesores deberán conservar los exámenes durante los tres días laborables después de la fecha oficial de entrega de notas por si algún alumno requiriese su revisión.
  • El profesor indicará a la Secretaría del Instituto, junto a su entrega de notas, el día y la hora en la que atenderá las revisiones de notas, o en su defecto, el procedimiento que habrán de seguir los alumnos que lo soliciten.
  • Una vez pasado dicho plazo, los profesores entregarán a la secretaría los exámenes, que serán custodiados hasta la siguiente convocatoria.
    En segunda instancia, si persistiera la disconformidad del alumno, éste podrá recurrir al Director en los tres días hábiles posteriores a la revisión del examen. El Director, oído el profesor y una comisión de profesores por él designados, resolverá definitivamente.

Para acceder al Bachillerato en Teología tiene el alumno que tener aprobadas todas y cada una de las asignaturas del Ciclo Institucional, además de los requisitos que se le exigieron para ser alumno ordinario.

Para examinarse en la convocatoria de Junio hay que haber terminado todos los estudios en Mayo. No se adelantarán exámenes de materias de cursos anteriores a sexto para hacer este examen.

El Examen de Bachillerato consta de dos pruebas:

  • En la prueba escrita, el alumno elegirá uno de los tres temas extraídos por sorteo para todos los alumnos y lo escribirá durante un máximo de tres horas.
  • En la prueba oral, el alumno se examinará de dos temas entresacados por sorteo ante un tribunal de cuatro profesores y dispondrá de media hora para prepararlo y otra media para exponerlo.

El Instituto Teológico San Ildefonso ofrece para el presente Curso Académico clases complementarias de idioma moderno y música para sus alumnos.

IDIOMAS

Se ofertan los idiomas de inglés e italiano en todos los niveles. Los grupos son reducidos, de no más de diez alumnos, para garantizar una atención personalizada y, por tanto, un mejor aprendizaje.

MÚSICA

Se imparten música y música litúrgica para completar la formación de los futuros sacerdotes. Las clases se imparten dos días a la semana, en horario de 13:15h a 14:00h.

TASAS DE MATRÍCULA

Bachillerato en Teología

Curso completo: 995,00 €
Asignaturas sueltas: 28,00 €/ects
Complemento clases de idioma extranjero: 150,00 €

Bachillerato en Ciencias Religiosas

Curso completo: 995,00 €
Asignaturas sueltas: 28,00 €/ects
Asignaturas sueltas (oyente): 14,00 €/ects

Licenciatura en Teología

Curso completo: 1.060,00 €
Asignaturas sueltas: 50,00 €/ects

Licenciatura en Ciencias Religiosas

Curso completo: 995,00 €
Asignaturas sueltas: 28,00 €/ects
Asignaturas sueltas (oyente): 14,00 €/ects
Descuentos
Por cada MH en el curso anterior: 65,00 €
Por una media de MH en E. Secundaria (Bachillerato): 650,00 €

TASAS DE EXÁMENES

Examen extraordinario (3ª, 4ª y 5ª convocatorias): 30,00 €
Examen de Grado: Bachillerato: 230,00 €
Examen de Grado: Licenciatura: 485,00 €

DERECHOS DE CONVALIDACIÓN

Bachillerato: 2,00 €/ects
Licenciatura: 4,00 €/ects
Máximo: 310,00 €

CERTIFICADOS

De notas completo (expedientes anteriores a 2002): 30,00 €
De notas completo (expedientes posteriores a 2002): 25,00 €
Otros: 20,00 €

OTRAS TASAS

Prueba de Acceso a la Universidad (UESD): 202,00 €
Apertura de expediente (UESD): 95,00 €
Expedición de Título: Bachillerato (UESD): 115,10 €
Expedición de Título: Licenciatura (UESD): 173,70 €
Suplemento Europeo al Título (SET): 50,00 €

El 30 de Junio del año 2004 fue aprobado el nuevo plan de estudios para su aplicación a partir del curso 2005-2006. Después de varios cursos se ha considerado realizar algunas modificaciones para solucionar algunos problemas planteados.
Los criterios que se han seguido para la reforma del presente plan son los siguientes:
El primero implica volver al esquema que durante años ha marcado el Plan de Estudios –dividido en un bienio filosófico y un cuatrienio teológico–, aunque sin renunciar a la visión unitaria del sexenio en el que, respetando el progreso del saber, se subraye, ante todo, la conexión de todas las disciplinas, especialmente el vínculo inescindible entre filosofía y teología. De esta forma, se pretende unir la obediencia de la fe a la «audacia de la razón».
Para concretar este criterio se sigue lo siguiente:
Ofrecer una primera síntesis de los misterios de la fe al inicio de todo el Ciclo, que permita avanzar por las diferentes materias sin perder de vista su unidad intrínseca. Esta primera síntesis se ofrece presentando la una Introducción al Cristianismo, donde se desglosa orgánicamente el Catecismo de la Iglesia Católica.
El segundo criterio recoge la orientación cristocéntrica de todos los estudios y hace del Misterio de Cristo la clave de síntesis que articula las disciplinas teológicas. Así, desde el cristocentrismo se pueden ordenar los tratados dogmáticos en tres grandes bloques: i) Cristo, plenitud de la Revelación; ii) la Iglesia, Sacramento de Cristo; iii) el hombre en Cristo.
El primer bloque (“Cristo, plenitud de la Revelación”) se articula en dos momentos: la Revelación y el Misterio de Dios revelado en Jesucristo. El primer momento agrupa la Teología Fundamental, la Sagrada Escritura y la Patrología. Encuentra aquí su lugar también la fundamentación de la Moral. El segundo momento agrupa el Misterio de la Trinidad, la Cristología y la Mariología (puente entre el bloque primero y segundo).
El segundo bloque (“la Iglesia, Sacramento de Cristo”) se articula también en dos momentos: la Iglesia y los Sacramentos. Bajo el nuevo esquema la Eclesiología se concibe como un único tratado en el que se integran tanto las cuestiones fundamentales como las dogmáticas del Misterio de la Iglesia. Para captar mejor la unidad y progreso de la Iniciación cristiana se propone agrupar el estudio de los sacramentos que la configuran en un solo tratado. Este segundo bloque permite además la incorporación de materias como la Liturgia y el Derecho, estrechamente relacionadas al Misterio de la Iglesia y su realidad sacramental.
El tercer bloque (“el hombre en Cristo”) aborda la Antropología desde el Misterio de Cristo (cf. GS 22) en su progresiva revelación: creación, redención (gracia) y glorificación (santificación). El estudio de la Antropología Teológica permite presentar las disciplinas que se agrupan bajo el epígrafe de Teología Práctica: Moral Especial, Teología Espiritual, Catequética y Teología Pastoral.
El tercer criterio (superación de la fragmentación) se cumple respetando el esquema interno desglosado en el segundo criterio.
La síntesis teológica que se pretende alcanzar al final del Ciclo Institucional no se concibe como un esfuerzo de adición de nuevas materias, sino de concentración en aquellas que articulan la exposición orgánica de las verdades reveladas y permite captar el nexus mysteriorum (Cf. DS 3016).

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

Anual

Propuesta Curso 2020/21

Ir arriba